El mundo natural de Monse Pla

El mundo natural de Monse Pla

El Mundo Natural de Monse Pla

Share on facebook
Share on whatsapp

Hoy te presento a la pintora Monse Pla y su mundo natural. Yo la conocí hace muchos años, cuando ella organizaba las excursiones del Club de Amigos de los Arboles por la Tierra e íbamos a visitar árboles centenarios y bosques y, mientras tanto, nos llenábamos, bajo su guía, de la energía y de la magia de estos amigos gigantes y benefactores. A lo largo del tiempo, he ido a visitar también muchas de sus exposiciones y he ido comprando algunos de sus cuadros.

Por lo tanto, se puede decir que compartimos un montón de intereses. Por esto, cuando empecé este blog, Paisaje y Vida, le propuse hacerle una entrevista, cosa que ella aceptó. La oportunidad de hacerlo ha surgido a raiz de la exposición que ha hecho recientemente en Gerona en el marco de las actividades de los Amigos del Museo de Arte de Gerona. He acudido a visitarla en su compañía y esto me ha permitido profundizar en su mundo pictórico natural, ya que los árboles, los bosques, los cielos, el mar y otros elementos de la Naturaleza son la temática más frecuente de sus cuadros. Es la suya una pintura intemporal, realizada con mucha sensibilidad, impregnada de poesía y admiración por la belleza.

La entrevista ha tenido lugar en la misma ciudad de Gerona y voy a presentarte una reconstrucción de ella a partir de mis apuntes:

Marga: ¿Qué lugar darías a esta exposición realizada en la sede de los Amigos del Museo de Arte de Gerona en el conjunto de tu trabajo artístico a lo largo de toda tu carrera profesional?

Monse: Evidentemente, a lo largo de mi carrera hay diversas etapas, pero la evolución es siempre lenta. Esta exposición está bastante relacionada con las que hice el año pasado en diversas ciudades de Italia (Bolonia, Florencia, Novara) y se basa, en parte, en una canción que, según me explicaron hace muchos años, cantan los escolares y que se titula “Ci vuole un fiore”. (“Hace falta una flor”, en castellano)

Marga: ¿Cómo empezó tu interés por el Arte y más en concreto por la Pintura?

Monse: Yo ya dibujaba desde muy pequeña. Tengo un recuerdo de mí misma sentada en el suelo y dibujando. Con mis padres pasábamos las vacaciones de verano en un pueblo donde teníamos una casa al lado del bosque y yo me acostumbré a dibujar todo lo que me llamaba la atención. Más tarde, cuando cumplí doce años, mi padre me regaló mi primera caja de pinturas, concretamente de acuarelas.

Marga: ¿Tú estudiaste en la Escuela Massana, verdad? ¿Qué te impulsó a matricularte en ella?

Monse: La escogí por su renombre. Pero allí no quise estudiar Pintura, sino Esmaltes. Una de las razones era que yo no soportaba las naturalezas muertas y los bodegones que tenías que pintar, yo quería pintar aquello que me dictara mi corazón.

Marga: ¿Qué es lo que te motivaba de joven? ¿Qué querías transmitir a través del arte? ¿Había otras disciplinas o temáticas que también te interesaran?

Monse: Quería transmitir la esencia de las cosas, descubrir las cosas que están detrás de lo que quieren que veamos. Aparte del dibujo, la pintura y el esmalte, también había hecho piano y solfeo, estudiaba idiomas, iba a muchos conciertos y al teatro y viajaba mucho.

Marga: Cuando yo te conocí, llevabas las actividades del Club de Amigos de los Arboles por la Tierra. Y, de hecho, a lo largo de tu obra, los árboles y los bosques han sido a menudo un tema que has cultivado mucho.

Monse: Sí, los árboles y los bosques continúan estando presentes, a pesar de que no es la única temática.

Marga: Sí, no sé si a raíz de tu traslado y establecimiento en Llançà (Gerona), aparecieron muchas pinturas de cielos (cielos con nubes, cielos sin nubes). ¿Crees que vivir en Llançà, en la Costa Brava, ha influido en tu pintura de los últimos años?

Monse: Totalmente. Poder trabajar en un lugar tranquilo, sin ruidos, escuchando los pájaros, es un privilegio que te permite expandirte.

Marga: Tengo la impresión, no sé si equivocada, de que los primeros cuadros tuyos que conocí eran más figurativos que los actuales. Me parece que tu obra se ha hecho con el tiempo más etérea, con un trazo quizás más difuso…

Monse: Sí, se ha hecho más sutil, a veces con la mínima expresión o con simbolismo.

Marga: A lo largo de tu carrera profesional, ¿qué mensaje quieres transmitir con tu pintura?

Monse: La unidad de la energía, la espiritualidad de la energía, que no tiene fronteras.

Marga: Sí, creo que en tu pintura hay algo de muy espiritual, que no quiere decir estrictamente religioso, sino algo que tendría que ver más con la comunión con la Naturaleza… ¿lo ves así tú también?

Monse: Más que de comunión con la Naturaleza, yo lo veo más como formar parte de la Naturaleza…

Marga: De alguna manera, en la vida de los inicios de la Humanidad, los árboles, los bosques, los cielos, las montañas, los ríos, los lagos, los mares, todos los fenómenos que ahora llamamos meteorológicos, el Sol, la Luna i las estrellas, así como los animales que poblaban su mundo, formaban parte de las experiencias cotidianas de la humanidad primitiva y algunos de estos elementos fueron adorados o deificados…

Monse: Los árboles son la conexión entre los hombres y los dioses…Abren puertas.

Marga: Los humanos primitivos buscaban en la Naturaleza a veces alimento, a veces protección y a menudo intentaban apaciguar aquellas fuerzas de la Naturaleza que les daban miedo y que podían crearles fuertes contratiempos para su vida. De todo esto, creo, nació todo un mundo mitológico en las diferentes culturas humanas antiguas que permitía hacer que vida primitiva fuera un poco más confortable… ¿Te ha interesado de alguna manera el mundo mitológico?

Monse: Sí. Al principio me parecía complicado, pero a medida que vas leyendo diferentes libros de culturas diversas, vas comprendiendo mejor el significado, lo que posiblemente nos quieren transmitir a través de los mitos.

Marga: En general, encuentro que tu obra es una pintura que infunde serenidad, paz, tranquilidad… ¿Tú lo ves también así o no? ¿La buscas explícitamente esta serenidad o simplemente te sale así?

Monse: Sí, es cierto, infunde serenidad y paz, pero no la busco directamente, me sale así, porque la llevo dentro. Intento transmitir lo mejor de mi interior, de lo contrario no cojo los pinceles. Una pintura es una energía que tú te colocas en tu casa, por lo tanto tiene que darte lo mejor de lo que soy capaz de ofrecer.

Marga: ¿Dirías que tu pintura es un arquetipo de la mirada femenina?

Monse: No específicamente femenina, sino humana.

Marga: ¿Qué mensaje quieres dar con tu pintura sobre la Naturaleza?

Monse: Que la Naturaleza está viva y te espera.

Acabada la entrevista, con todo su mensaje en la cabeza y en el corazón, fuimos juntas a visitar su exposición. Yo hice con el móvil fotografías de muchos de sus cuadros, pero prefiero utilizar para el post las fotos de alta resolución que me envió gentilmente Monse, dada su mayor calidad. A continuación puedes ver algunas de estas fotos, y también con las frases o citas que Monse Pla añadió.

La exposición estaba compuesta por óleos (series CIELOS Y MARES, ARBOLES Y BOSQUES TRANSPARENTES), así como por dibujos, hechos con una gran estilización, i por acuarelas, de una gran vistosidad cromática. Puedes ver la Galería de Fotos que he hecho. 

De la serie CIELOS Y MARES, yo ya le conocía diversos ejemplares e incluso le compré hace algunos años uno de ellos, que guardo en un lugar destacado en mi casa. Son cuadros muy inspiradores, que en general transmiten paz, si bien en algún caso también podemos ver la amenaza de una tormenta o vislumbrar la potencia del viento.

 

La luz

Potencia y viento

El tercer peldaño

Marga: ¿Qué mensaje quieres dar con tu pintura sobre la Naturaleza?

Monse: Que la Naturaleza está viva y te espera.

A la sèrie ARBRES I BOSCOS TRANSPARENTS hi podem trobar quadres com aquests, que jo trobo d’una bellesa molt intensa:

El Bosque

Me preguntas porqué hago mi casa en el bosque. Sonrío y callo, incluso mi alma permanece muda. Vive en este mundo que nadie posee, donde florece el melocotonero y corre el agua.

Li Po

Pájaros en el Bosque

Sin prisas, no te inquietes. Estás aquí solamente para una breve visita. Así que procura pararte y oler las flores.

Monse Pla

Transmutación

Convertida en fuego, el Ave Fénix renace de sus cenizas. Transformación de la pasión y del equilibrio en una fuente inagotable de luz. Del árbol de la Vida se obtiene el néctar de la Sabiduría.

Monse Pla

En el apartado de los dibujos, encontramos unos cuadros de pequeño formato que destacan por su nitidez en el trazo, como los siguientes:

Piedra de Mar

La Palmera

Como acuarelas, hemos podido contemplar las siguientes entre otras:

El Desierto

Dios creó el desierto para que el ser humano callara y pudiera escuchar la voz del fuego secreto.

Monse Pla

El Manglar

Sus raíces aman el agua en la que viven sumergidas. El manglar, con su emanación cálida y suave, protege las costas de la erosión. Gran benefactor de la tierra, realiza un trabajo admirable mientras se mueve en una danza suave entre el agua dulce y la salada, solamente se enfrenta a una lucha por sobrevivir: la imparable destrucción humana.

Monse Pla

Noche de Luna

Noche de Luna, reflejo de cristales en los lagos, sombras de luz que los Arboles acogen.

Monse Pla

Deseo que este post te sirva para una primera aproximación a la pintura y al mundo natural de Monse Pla. Pero si quieres tener más información sobre su obra, te recomiendo que consultes su web www.monsepla.com desde la cual podrás también ponerte en contacto con ella, si lo deseas.

Pero antes de acabar, déjame que te explique cuál era la letra de la canción escrita por el pedagogo Gianno Rodari (1920-1980) y popularizada por el cantautor Sergio Endrigo (1933-2005), letra que Monse conoció hace muchos años a través de un chico italiano. Dice así:

PARA HACER CUALQUIER COSA NECESITAMOS UNA FLOR
Las cosas cotidianas
Nos cuentan secretos
A quien sabe mirar
Y escuchar.
Para hacer una mesa hace falta una madera
Para hacer una madera hace falta un árbol
Para hacer el árbol hace falta una semilla
Para hacer la semilla hace falta el fruto
Para hacer el fruto hace falta una flor.
Por lo tanto, para hacer una mesa hace falta una flor.
Bis. Para hacer una flor, hace falta una rama
Para hacer una rama hace falta un árbol
Para hacer un árbol hace falta un bosque
Para hacer el bosque hace falta una montaña
Para hacer la montaña hace falta la tierra
Para hacer la tierra hace falta una flor Para hacer cualquier cosa necesitamos una flor.
Bis.
(Repetimos la primera estrofa)
Para hacer cualquier cosa necesitamos una flor…

(Y también podrás escuchar la canción a través de Youtube en italiano.)

Y AHORA, ¿YA SABES QUÉ SEMILLA QUIERES PLANTAR TÚ?

RECUERDA QUE UNA FLOR PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

Si quieres conocer más su obra, he hecho una Galería de Fotos en la que puedes apreciar su talento y creatividad. 

Puedes compartir con tus amigos lo que escribo: 

Share on facebook
Share on whatsapp

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *